You are here
Home > Principal > En Chihuahua Dif estatal un elefante blanco

En Chihuahua Dif estatal un elefante blanco

Descoordinación, ineficiencia, desperdicio y más, se dan en el DIF Estatal de Chihuahua, a pesar de la publicación de supuestos logros difundidos en lujosos informes… ¡En el papel!

La realidad, es que constituye una Institución que es una gran carga para el Erario. La burocracia en el DIF Estatal y Municipal, encabezadas por Cinthía Chavira de Corral (Estatal) y la lic. Thelma Rovero Espinoza (Municipal), son los grandes obstáculos para beneficiar a la Familia.

El Patronato de “voluntarios” es una falacia, ya que la mayoría de Funcionarios cobran elevados sueldos, como si trabajaran. Las fallas son enormes y van desde la distribución de los desayunos escolares, deficiente equipamiento de las cocinas escolares y albergues, y hasta los simulados centros de recuperación nutricional y albergues maternos.

Nuestros informes indican una disminución notable a la asistencia alimentaria a Grupos Vulnerables, para finalizar con las pifias en la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia. Necesitaríamos un compendio para detallar las frustrantes actividades.

Hoy solo trataremos, el desaprovechamiento obsceno que el DIF Estatal hace de las instalaciones que ocupan cada año donde se presentan artistas locales, nacionales y extranjeros, además de juegos mecánicos, teatro del pueblo, palenque y exposiciones diversas. Las instalaciones requirieron grandes inversiones y están ahí. Son casi 40 hectáreas de terreno y 3 hectáreas con naves de completa infraestructura, que incluyen edificios y áreas de exhibiciones y comercio.

El valor total es de 600 millones de pesos y es utilizada ¡Solo 15 días al año! Obteniendo ridículas ganancias netas de 3 millones, cuando se invierten por año hasta 12 millones de pesos en contratación de artistas y publicidad costosa. ¡Increíble!

Esta infraestructura, debería ser aprovechada productivamente para beneficiar a los ciudadanos.

¿Cómo?

Estableciendo ahí, un Mercado Común Estatal de Productores de los 67 Municipios, que ofrecieran sus productos y servicios durante 11 meses al año.

Aprovechar el espacio, no significa cancelar la Feria, que se efectuaría en las misma fecha y días. Podrían establecerse más de mil pequeños y medianos productores y Cooperativas en áreas techadas, así como más de 3 mil en superficies descubiertas. Esto significa que cada Municipio podría enviar a 65 representantes con sus productos y servicios típicos (carne, fruta, granos, hortalizas, madera, etcétera).

Recordemos que se pueden instalar fácilmente cuartos fríos necesarios para los perecederos, existiendo corriente eléctrica de alto, medio y bajo voltaje. Con rutas de camiones del centro de la ciudad, hasta el lugar, beneficiaría a la población al comprar directamente, lo cual favorecería a consumidores y productores, fortaleciendo el poder adquisitivo, ganancias y elevaría el circulante convirtiendo el lugar en una palanca de desarrollo.

Los espacios no serían gratuitos, pero si accesibles a productores, obteniendo el DIF recursos por encima de los actuales y ayudaría a las familias. Naturalmente saltarán los egoístas, que solo quieren ganar, los intermediarios que lucran desmesuradamente se opondrán a esta idea.

El ejemplo de la manzana es típico: al productor se le paga $6.00 el kg. y se vende en el mercado en 24 pesos. Y así están los precios de la carne, frijol, maíz, hortalizas, etc. A menos que haya seguridad económica con empleos e ingresos suficientes, no habrá paz duradera. Hace falta menos vanidad y más trabajo.

El DIF no tiene razón de existir, cuyas funciones pueden englobarse en la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno Estatal y habría un ahorro considerable en muchísima burocracia para ser dedicada al Desarrollo Social de las Familias.

Deja un comentario

Top