You are here
Home > Internacional > Ante juez niño de un año en EU

Ante juez niño de un año en EU

Luego fue el turno del niño para comparecer en la corte ante un juez de inmigración en Phoenix, a quien le costó mucho trabajo contener su ansiedad con la situación durante la porción de la audiencia cuando él les pregunta a los inmigrantes acusados si entienden los procedimientos.

“Me siento avergonzado de hacer la pregunta, porque no sé a quién ustedes se lo explicarán, al menos que piensen que un niño de un año pueda aprender sobre la ley de inmigración”, dijo el juez John W. Richardson al abogado en representación del niño.

El niño es uno de cientos menores que necesitan reunirse con su padres tras haber sido separados en la frontera como resultado de la “política de cero tolerancia” de la administración de Trump.

Las separaciones se han convertido en la vergüenza de la administración luego que las historias de niños llorando tras ser arrebatados de sus madres y siendo custodiados por varias semanas se apoderaron de los medios en semanas recientes.

Los críticos también han asediado al sistema de tribunales de inmigración de la nación que exige que los menores –algunos de ellos todavía en pañales– comparezcan ante los jueces y sean sometidos a los procesos de deportación aun estando separados de sus padres. Dichos niños no tienen derecho a un abogado asignado por la corte, y 90 por ciento de los menores que no cuentan con un abogado son enviados a sus países de origen, de acuerdo con Niños en Necesidad de Defensa, un grupo que ofrece representación legal.

El viernes en Phoenix, el niño hondureño, llamado Johan, esperó por más de una hora para ver al juez. Su abogado le dijo a Richardson que el padre del niño lo había traído con él a Estados Unidos, pero fueron separados, aunque no se sabe cuándo sucedió esto. El abogado dijo que el padre, quien ahora está en Honduras, fue deportado del país bajo falsos argumentos de que se le permitiría irse junto con su hijo.

Por un rato, el niño mantuvo la cordura, pero al poco tiempo se quitó los zapatos que vestía para quedarse con los puros calcetines mientras esperaba ver al juez. Guardó silencio y estuvo tranquilo por la mayor parte de la audiencia, aunque lloró de manera histérica por unos segundos cuando una de los trabajadoras lo entregó a otra persona mientras ella recogía la pañalera. El niño se encuentra bajo la custodia del Departamento de Servicios Humanos y de Salud de Estados Unidos en Arizona.

Richardson dijo que el caso del niño hizo sonar la alerta en torno a una fecha límite ordenada por la corte para reunir a los niños más pequeños con sus familias. Un juez federal en San Diego le dio a la agencia hasta el próximo martes para reunir a los niños menores de cinco años con sus padres y hasta el 26 de julio al resto de los menores.

Richardson le dijo, en repetidas ocasiones, al abogado del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), quien fungía como fiscal, que debería tomar nota de los casos que tienen que ver con los niños pequeños debido a que el gobierno tiene la obligación de terminar con estos procesos antes de la fecha límite. El abogado dijo que él no estaba familiarizado con dicha fecha, y que otro departamento dentro del ICE manejaba tales asuntos.

La vocera de ICE, Jennifer Elzea, dijo que el abogado estaba familiarizado con la orden requerida, pero no conocía los detalles específicos de los requerimientos de la fecha límite en ese preciso momento “y no quería cometer un error en torno a cualquier tiempo de compromiso para cumplir con dicho requerimiento sin contar con el conocimiento adecuado al respecto”.

Las Operaciones Policiacas y de Deportación de la agencia están a cargo de la revisión de los casos que forman parte de la clase a la que atañe la orden del juez, mientras que el resto de la agencia está rindiendo apoyo en las acciones para realizar semejante tarea de la manera más eficiente y precisa posible.

Al final, a Johan se le otorgó una orden de deportación voluntaria que le permitirá al gobierno ponerlo en un avión de vuelta a Honduras para que pueda reunirse con su familia. Un abogado del Proyecto Florence, un grupo no lucrativo de Arizona que ofrece ayuda legal gratuita a los inmigrantes, dijo que tanto la madre como el padre del menor se encuentran en Honduras.

Deja un comentario

Top