You are here
Home > Nacional > El Nuevo titular de Sedena tiene un pasado oscuro

El Nuevo titular de Sedena tiene un pasado oscuro

El recientemente nombrado titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Cresencio Sandoval podría tener graves omisiones en su historial, tal es el caso de haber pasado por alto una masacre ocurrida en 2011 en Coahuila, según la revista Proceso.

Una investigación realizada por el citado medio, quien ha publicado denuncias sobre el tema desde hace siete años, destacó que el liderazgo de Los Zetas en aquella región del país, desató polémica por la presunta actuación de Cresencio Sandoval.

Las omisiones de Luis Cresencio Sandoval

Según la revista, durante aquellos días, el militar encabezó la guarnición de la seguridad fronteriza y tenía como responsabilidad la seguridad delCereso de Piedras Negras, pero el recinto durante más de tres años sirvió a los intereses del grupo criminal.

Una publicación de la revista por aquel tiempo, dio a conocer la presunta colusión de las autoridades estatales con los sicarios de ese cártel, porque presuntamente, el grupo criminal instauró una especie de autogobierno en el Cereso de Piedras Negras.

En esas fechas, Proceso reveló que las instalaciones del penal se utilizaron para asesinar e incinerar a por lo menos 150 víctimas, mientras que el exgobernador Humberto Moreira argumentaba que la seguridad de esa prisión “era de los militares”

Algunos años después, en 2017, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) ratificó que la situación dentro del Cereso de Piedras Negras desde 2011 hasta 2013 estaba totalmente bajo control del grupo criminal.

El organismo aseguró que los propios internos ejercían violencia o control sobre el resto de la población, existía prostitución y cobros por parte de los internos para protección, por mencionar algunas irregularidades.

Otra investigación realizada por el Colegio de México, encabezada por Sergio Aguayo y Jacobo Dayán, analizó las entrañas de la Fiscalía General de Coahuila, mediante las declaraciones ministeriales de 11 integrantes de Los Zetas, 49 internos, 21 custodios y 18 empleados del penal.

La publicación del Colmex encontró que desde 2009 ingresaron a ese penal estatal camionetas con decenas de cadáveres, pero en ocasiones las víctimas llegaban aún vivas; aunque posteriormente fueron ejecutadas e incineradas en el área de talleres.

Niegan omisiones

Fue entonces cuando las acusaciones se tornaron en contra del ex gobernador Humberto Moreira, quien hasta el fin de su mandato, continuó otorgando la responsabilidad de tales hechos a las autoridades federales, entre quienes se encontraba Crescencio Sandoval.

Para la guarnición del próximo titular de Sedena, nunca existieron tales hechos ni reportaron las presuntas camionetas que constantemente entraban con cadáveres y personas vivas para que fueran incineradas dentro del Cereso, menciona Proceso.

Aunque tampoco se encontraron con los 131 reos que se fugaron por la puerta principal y abordaron tres autobuses que los esperaban para trasladarlos a un campo de entrenamiento de Los Zetas en la región del Ejido Aura, cerca del municipio de Progreso.

Deja un comentario

Top