gototopgototop
banneruacjabril

CIUDAD DE MÉXICO.- El Senado incrementó su gasto en más de 202 millones de pesos, de los cuales el 44 por ciento fue destinado a un nuevo aumento en el número y costo de los asesores.

Durante el primer trimestre de este año, los legisladores destinaron 326.5 millones de pesos para el pago de remuneraciones de personal de carácter transitorio y servicios profesionales, científicos y técnicos.

En el mismo periodo de 2016, el Senado erogó 237.4 millones de pesos por los mismos conceptos, es decir, 89 millones de pesos menos.

De acuerdo con las cifras, las erogaciones implican un aumento de 37.5 por ciento entre un año y otro.

En el Informe del Ejercicio del Presupuesto, el Senado reconoce que contrató 438 nuevos asesores en comparación con el año pasado, ya que pasó de 961 a mil 399 contratos por honorarios legislativos.

Asimismo, los legisladores triplicaron su gasto en viáticos, pasajes para comisiones oficiales, para trasladarse a sus estados de origen, foros, reuniones, congresos y convenciones nacionales e internacionales.

Por esos conceptos erogaron 21.7 millones de pesos, frente a 7.5 millones de pesos en 2016, es decir, 14.2 millones de pesos de diferencia.

Adicionalmente, aumentaron 11 veces el gasto de mobiliario y equipo de administración, y 25 veces el de bienes inmuebles, por la compra del Teatro de la República en Querétaro, que tuvo un costo de más de 100 millones de pesos.

La obra pública o remodelaciones también se elevó en más de 8.3 millones de pesos.

Por otro lado, el dinero destinado a los alimentos y utensilios se duplicó, al pasar a más de 14 millones de pesos.

En total, durante el primer trimestre de 2016, el Senado gastó mil 229.7 millones de pesos, frente a mil 431.8 de este año.

En enero pasado, el presidente del Senado, Pablo Escudero, anunció un acuerdo de austeridad y disciplina presupuestaria para este año.

Aseguró que el eje de su propuesta era "crecimiento cero" en la creación de plazas de estructura y de honorarios, congelar las plazas vacantes y no incrementar el parque vehicular.

Su planteamiento incluía por lo menos 30 acciones para recortar el gasto de la Cámara alta, sin afectar su operación y objetivos.

"Se reducirá, al menos en un 10 por ciento, el gasto del Senado de la República respecto del ejercicio 2016 en viáticos y pasajes, materiales y suministros de oficina, servicios de alimentación y de telefonía, el consumo de combustibles, de asesorías, consultorías, estudios e investigaciones", afirmó.

Ese mismo mes, el presidente de la Junta de Coordinación Política, el panista Fernando Herrera, también propuso un recorte de 10 por ciento al gasto total del Senado, tras considerar insuficiente el recorte planteado por Escudero, que ascendía a unos 150 millones de pesos.

En su momento, el entonces coordinador del PRD, Miguel Barbosa, pidió restringir aún más los gastos, hasta llegar a un ajuste general de 20 por ciento en el presupuesto de la Cámara alta, lo que implicaría una ahorro de más de 900 millones de pesos.

Tras el aumento a las gasolinas, Emilio Gamboa, coordinador del PRI, llamó a los tres poderes federales a aplicar medidas de ahorro y austeridad ante la crisis provocada por esa medida.

Senado-MEX


 

 

Banner_300x250

 

 

uacjmini

 

 

banner_wero