gototopgototop
banneruacjabril

Durante la tarde de este domingo en instalaciones del PRI Estatal, fueron ratificados Omar Bazán y Georgina Zapata como dirigente estatal y secretaria general del Partido Revolucionario Institucional respectivamente.

Estos cargos comprenden un periodo de cinco años, comenzando este 2017 y finalizando el próximo año 2021.

Ahora la labor será dura, empezando por conciliar los intereses internos, eliminar los grupos nocivos para ese partido y empezar una reconstrucción que le permita ser competitivo en los próximos procesos electorales.

La gran interrogante para esta nueva dirigencia será el manejo de su relación con el estado, el cuál fue literalmente saqueado por la pasada administración priista encabezada por Cesar Duarte, de acuerdo a los procesos que se han desarrollado en contra de los ex funcionarios.

De esta manera y a pesar de la diferencia ideológico, en teoría el PRI debe colaborar con el estado en la reconstrucción, situación que complica el camino a Omar Bazán, aunque su escuela hace ver puede llegar a tener acercamientos para no generar mayores conflictos y recuperar el partido.

Otro asunto que se deberá atender es la situación del ex gobernador de Chihuahua, Cesar Duarte, al interior de su partido, ya que sigue enturbiando las aguas y amenaza con complicar la gestión que hoy iniciará Omar Bazán.

Las razones son muy sencillas, ni Estados Unidos a expulsado de su país al ex gobernador para que responda por las acusaciones en su contra, ni el mismo PRI se ha decidido a expulsarle de su partido.

De hecho el PRI estatal constantemente le ha echado la pelotita al nacional que dirige Enrique Ochoa, sobre este penoso asunto al que pretenden echarle tierra para que no trascienda más.

En tanto esto ocurre, las especulaciones crecen más en el sentido de las razones que han provocado la protección a Cesar Duarte.

Al interior del PRI el asunto es sencillo, aseguran que se debe a que el ex gobernador tiene mucha información que hoy puede estar sirviendo a los gringos para entender la situación política en México y en el PRI sirve a destacados militantes para evitar verse involucrados en los asuntos del ex gober.

En asamblea se determinó por los 600 integrantes de manera unánime que Omar Bazán sustituiría a Guillermo Dowell en el cargo de dirigente estatal.

PRI_Omar


 

 

Banner_300x250

 

 

uacjmini

 

 

banner_wero