gototopgototop
banneruacjabril

Como confirmación de que ser político es un negocio bastante redituable, El Universal hoy publica información que apunta a que sólo 14 años de chamba han bastado para que Ricardo Anaya y su familia hayan incrementado su capital mobiliario en 304%. Así, de tener en 2003 apenas seis inmuebles con valor de 21.9 millones de pesos, ahora poseen 33, los cuales alcanzan la cifra de 308 millones de pesotes.

De acuerdo con el diario capitalino, quienes se han contagiado de la prosperidad del panista son, principalmente, Donino Ángel Martínez y Maribel Natalia Franco, sus suegros; además de sus cuñados Ángel y Natalia… y ya de pasada, sus concuños, los hermanos de su suegro y sus primos políticos, quienes son accionistas o dueños de 17 empresas de diferentes ramos (construcción, inmobiliario, hoteles, restaurantes, comercio).

Al respecto, Ricardo Anaya señaló que no le sorprende la información divulgada, ya que desde hace nueve meses fue advertido que sería blanco de escándalos de corrupción… bueno, más que advertencia fue amenaza, misma que hace poco volvió a recibir de manera anónima. Tal como ha sucedido, en las amenazas se le avisaba que se harían señalamientos de que él y su familia se han enriquecido de manera sospechosa.

De acuerdo con Anaya, la amenaza se hizo al poco tiempo de que la Comisión Permanente del PAN decidió exigir que el fiscal general de la República y el fiscal anticorrupción sean apartidistas. “Me pretenden chantajear con armarme un escándalo (…) Lo quiero decir con toda claridad: se equivocan quienes creen que amenazando con difamarme nos van a detener. No nos van a detener, no vamos a dar ni un paso atrás”.

Pero bueno, chantaje o no… lo que se denuncia en El Universal es que la familia política de Anaya comenzó a ser muy prospera justo cuando el panista obtuvo el puesto de secretario particular y coordinador de Desarrollo Social del gobernador de Querétaro (2003-2009). Antes de esto, su suegro era administrador de un “modesto hotel” y de un restaurante… pero a partir de ahí incursionó en la industria inmobiliaria, lo mismo que su suegra, quien tiene participación en 10 compañías.

En defensa de la familia encabezada por el suegro de Ricardo Anaya, el presidente de Asociación Mexicana de Hoteles, Rafael García asegura que la riqueza denunciada proviene del trabajo de varias generaciones: desde 1920 la familia de Donino Martínez tiene presencia empresarial en México y, para el momento en que a su vida llegó Ricardo Anaya, ésta ya tenía la mayoría de sus propiedades.

Eso no podría ser discutible, seguro hay familias cuya riqueza se ha acumulado de generación en generación. Sin embargo, El Universal apunta a que, hasta mayo de 2002, la familia de Donino Martínez sólo tenía seis propiedades… Anaya llegó como niño con la torta bajo el brazo, porque su integración a la familia fue a la par de la adquisición de 27 inmuebles, destacando la compra de un terreno de 14 millones de pesos.

Una muestra de que conviene tener un político en la familia… o quizás es, como dice Julión, una denuncia que se hace por pura envidia.pan-presidente-696x465


 

 

Banner_300x250

 

 

uacjmini

 

 

banner_wero